Gesbroin y el comercial de turno ¿Necesito un abogado?

Mi mujer y yo llevamos ya un tiempo mirando, con calma, posibles casas que comprar. Hemos visitado ya bastantes, tenemos una serie de cosas claras y cada vez vamos descartando con más habilidad las propuestas que nos hacen las inmobiliarias o las que encuentra mi mujer buscando en distintas web, pero incluso con “cierta experiencia” en el tema, todavía nos encontramos con alguna que otra sorpresa digna de mención.

La de ayer ya ha sido el colmo, digna de este apunte en el weblog.

Todo empieza cuando mi mujer llama a una de las casas que nos ha parecido interesante, el teléfono corresponde a una inmobiliaria y tras varios intentos, consigue hablar con el “comercial de turno” (voy a llamarlo comercial de turno en todo el apunte).

La primera sorpresa que nos da el “comercial de turno” es que la descripción de la vivienda en la que estamos interesado, parece que difiere un poco de la realidad. Bueno, seamos realistas, esto no sorprende en un principio, casi todas las inmobiliarias decoran un poco las descripciones de sus viviendas a la venta. Las diferencias son algo llamativas.

La descripción de la casa en la web es esta (disculpad las mayúsculas, es un copiar – pegar):

Gesbroin y el comercial de turno ¿Necesito un abogado?Muro, ESTACION DE TREN, 100 m2, 16000 m2 terreno, 3 habitaciones, 1 baños, nuevo, 265000 eur., MARAVILLOSA RUSTICA UBICADA EN EL MUNICIPIO DE MURO, CONSTA DE DIECISEIS MIL METROS DE TERRENO EN LOS QUE HAY UNA VIVIENDA TIPICA MALLORQUINA DE 100 METROS QUE SE DISTRIBUYEN EN:

RECIBIDOR, COCINA COMPLETAMENTE AMUEBLADA, SALÓN COMEDOR, TRES DORMITORIOS, VESTIDOR, AMPLIO BAÑO COMPLETO CON JACUZZI Y PLATO DUCHA Y COLADURÍA.

LA PROPIEDAD GOZA DE CASETA PARA USO ANIMAL, HORNO DE LEÑA, AGUA POTABLE, LUZ DE GESA Y UN BONITO JARDÍN CON PALMERAS, ALMENDROS Y UNA GRAN VARIEDAD DE ARBOLES FRUTALES. COMPLETAMENTE CERCADA DE PARED DE PIEDRA. VISTAS DESPEJADAS., ref. 1505.

Y luego el “comercial de turno” nos dice que en realidad, por un lado, la casa está en Llubi, que tiene sólo dos habitaciones, que NO tiene 16.000 metros de terreno, que en realidad tiene 6.000, que no tiene ni luz de gesa ni agua potable, que al parecer “se la regalan” al dueño de la casa.

La verdad es que es confuso, podría ser un pequeño error, sí, pero claro, equivocarte de población, quitarle una habitación, quitarle 10.000 metros cuadrados de terreno (que está escrito en letras y números, no es un simple error de texto) y decirte que lo de la luz y el agua es una historia que cuando nos veamos nos contará pero que “se la regalan”, ya predispone a ciertas dudas.

Nada, al final mi mujer y yo vamos a verla. Quedamos en Llubi, seguimos en nuestro coche al “comercial de turno” y llegamos a la casa en cuestión.

El hombre, muy amable en un principio, al parecer me tiene visto por algún lado, me dice que le sueno. Comentamos algo al respecto de trabajos en Mallorca y posibles coincidencias, pero no acaba de saber de donde me tiene visto. A mi él no me suena.

Nos empieza a mostrar la casa, van saliendo una pega tras otra. La casa tiene en su terreno un pozo del que el ayuntamiento extrae agua. El motor de extracción dice, literalmente “bueno, hace ruido, pero son pocas horas en marcha”. Nos explica que de ahí sale lo de la luz y el agua gratis. Apuff.

Mientras tanto nos cuenta la historia de la casa. Al parecer, según “el comercial de turno”, el antiguo dueño de la casa falleció, heredó un nieto suyo y ha invertido “una pasta” en la casa que ahora no puede pagar por que se había hipotecado y tenía que vender. Según él, la casa era un chollo. Sin comentarios… :P

Más adelante, vemos el terreno. Bastante descuidado, bueno, no es preocupante. Pero va esquivando todas mis preguntas sobre las cosas que no veo del todo claras, sin llegar a contestarme a ninguna directamente.

Una vez nos muestra la casa por dentro, empieza explicandonos los cambios que él haría. Entre otras cosas, levantar una pared en una de las salas para (¡Anda!… Ahora cuadra) hacer una habitación más. Claro, al hacer esto, tendríamos que hacer otro apaño para sacar la lavadora y secadora fuera de casa, por que le quitamos el sitio que tiene habilitado. Por mi cabeza empiezan a rondar los WTF típicos.

La casa, exceptuando un trocito pequeño, es de relativamente nueva construcción, debe tener pocos años. Pero “el comercial de turno” insiste en que es una simple reforma. Que no tiene planos, que no se hacían planos cuando hicieron la casa.

El horno de leña no aparece por ningún lado. Nos dice que los animales “van con la casa” (hablamos de gatos y gallinas que vimos rondar por allí, no sabemos si algún animal más). Algunas paredes estaban sin el acabado en la fachada, así que “el comercial de turno” nos comenta que no hay problema y que su empresa puede enviar a alguien para terminarlo.

En vista del panorama, le digo que buscamos algo “legal”, no queremos comprar cosas con sorpresa. Pero no contesta directamente a mi comentario en ningún momento. Así que opto por comentarle que si habría algún problema en que nuestro abogado revisase todo el tema antes de realizar la compra.

Click… Abogado… Click… Aquí le salta la chispa al hombre, deja de intentar ser un amable “comercial de turno” y se pone a levantarme la voz.

-¿Pero tú que te piensas? ¿Tú sabes con quien estás hablando?

Mi mujer y yo nos miramos, alucinados. Como al parecer “el comercial de turno” ha debido entender mal, intento explicarle que simplemente quiero que un abogado supervisase la operación en el caso de estar interesados en la compra.

Se enfurece más, se pone a gritar:

-¿Es que no sabes quien somos? Somos inversores, compramos y vendemos fincas en toda la isla.

Le insisto en que no me malinterprete, que no era mi intención ofenderle. Mi mujer lo intenta también.

Sigue gritando, repitiendo una y otra vez quienes son, que son inversores de fincas, pero no atiende a razón.

-Esta casa la hemos comprado y es nuestra.

Ops!, pero si nos había contado hace un rato que la casa era de un nieto con hipoteca. Otro WTF. :P

En vista de que no se puede hablar con él, doy por terminada la visita y le digo a mi mujer que nos vamos. Le doy las gracias al “comercial de turno” y me dirijo hacia la salida de la finca.

Esto parece que aún enfurece más al hombre, al que ya no hago ni caso y continuo caminando hacia mi coche. Mi mujer, que es una santa con mucha paciencia, sigue intentando razonar, pero evidentemente no lo consigue.

Me meto en el coche, aún sorprendido por la situación en la que me encuentro y observo como el hombre se pone frente a mi coche y continua gritandonos. Creo que en ese momento yo tenía la boca abierta y mi cara tenía que ser digna de foto.

Su última frase, creo que fue algo así como: ¿Es que no sabes quien somos? Somos inversores…

Bueno, pues sí, ahora se quien son, gracias a que “el comercial de turno” me dio su tarjeta al iniciar la visita.
La empresa es Gesbroin, GESTIO BROKER I D’INVERSIONS S.L y tienen su sede en Inca.

Seguramente sea una empresa muy interesante, inversores de fincas y todo eso, pero deberían cambiar los modales de su “comercial de turno”.

Por cierto, si buscas casa en Muro y te ofrecen esta casa situada en Llubi, no digas nada de abogados durante la visita (pero contrátalos si te interesa la compra :P).

Actualización (2-09-2009 – 13:37): Me pasan en un comentario un enlace a la misma descripción de la misma casa en su propia web, que ya han modificado. Curiosamente ahora sí son 6.000 metros de terreno, sí que está el Llubi, pero también es curioso ver que sigue teniendo tres habitaciones. :P

El precio ha bajado a 225.000 €.

Gesbroin y el comercial de turno - versión modificada