Soy el malo de la peli

A lo largo del fin de semana he sufrido nuevamente el acoso tí­pico del pringao informático que tiene que ayudar a la gente por que es casi su obligación. Y claro, al negarme, he quedado como el malo de la peli.

Por un lado tengo un familiar, que se presenta en casa con un equipo con las instrucciones de “Que me han dicho que le instales a esto un windows”. Bueno, el acto reflejo de mis neuronas es lo de soltar una carcajada a lo malo malí­simo, como si de M.A.D. (el malo del inspector Gadget) se tratase. Pero tras contar mentalmente una serie de números, inspirar y expirar profundamente e intentar parecer tranquilo, digo:

– No, no voy a ponerte ningún windows en ningún sitio. – Le doy la opción de poner una distribución libre.

Casi mejor voy a omitir el resto, pero bueno, al final se ha llevado el equipo tal y como se lo ha traí­do, vamos, que nada de nada, soy el malo de la peli. :(

Después llega mi madre, que vení­a del trabajo, diciéndome que llame a la oficina, que tienen no se que problema con el ordenador, a ver si se lo puedo arreglar. Apuuffff. El mismo proceso de relajación que el anterior, pregunto el número y digo al que me coge el teléfono:

– ¿Que le pasa a tu servicio técnico, que no te hace caso? – Vamos, que lo dejo claro desde un principio.

Pues nada, me cuentan el problema, le digo que es lo que podrí­a mirar directamente y no se le ocurre otra cosa que decirme esa famosa frase de:

-¿Y tú no puedes venir a mirarlo? – Joder, este Déjí  Vu lo he tenido ya demasiadas veces.
-No, no, yo es que ya no me dedico a eso. Adiós, adiós…

Pues bien, de nuevo soy el malo de la peli. Hay que ver. Lo peor es que intentar explicarlo una y otra vez es perder el tiempo, siempre te acaban mirando como si fueses un borde que no quieres ayudar a nadie (cosa que no es cierto, siempre doy la opción de ayudar, pero con software libre).

No hubiese escrito esto si esta tarde se hubiese repetido la misma escena, esta vez una llamada a un amigo con el que estaba en la playa, pasando el rato. Se ha tirado unos quince o veinte minutos enganchado al teléfono, en domingo, intentando explicar esto y aquello sobre un windows (creo que la solución ha quedado en formatear, como siempre). Y digo yo, si se me ocurre llamar a mi mecánico en domingo para que me diga como cambiarle la bujia a mi coche por que suena raro, ¿no me enviará a freí­r monas?

Apuffff… Me he cortado un poco, pero ya lo he soltado. :)

Publicado por

Suki_

CEO en Damavis Studio, proyectos I+D y BigData. Jugando con bits y software libre desde hace ya demasiado tiempo...

5 comentarios sobre “Soy el malo de la peli”

  1. Yo tengo un amigo que para cambiar una bombilla en el puerto de alcudia cobra 180€:

    – 60€ de desplazamiento
    – 120€ de una hora de mano de obra

    Oh! No se habí­a ido la luz, era sólo la bombilla… Qué pena… (el cliente: gracias! gracias! y perdón por la molestia)

    Ya sabes lo que toca ;-) verás qué rápido dejan de molestarte por estas cosas y, si lo hacen, al menos te valdrá la pena.

  2. jajajajaja, Paco, no te creas, los hay que te hacen ir un domingo, y cuando les vas a cobrar (una mierda, por cierto) te dicen que en ese momento no tienen dinero y que iran el lunes a buscarlo…. entonces ahi si que la has cagao, porque las pasas putas para cobrar xDDDD, al menos, esa persona no te vuelve a llamar para que le arregles un windows xDDDDD

    salu2 :P

  3. Bueno, siempre está la respuesta fácil de: ¿Informático yo? no, hombre, no, si yo soy abogado. Lo que pasa es que hay confusión porque trabajo para Microsoft. Ah…por cierto… tu licencia de windows está en… Es que ando corto de inspecciones este mes.

  4. Pingback: A fe de què?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.